Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive

Logitech hace su debut en el mundo de los volantes con motor de accionamiento directo con una nueva combinación de productos premium de los que queremos hablarte en nuestra reseña.

la primera Volante Logitech con motor de transmisión directa finalmente ha llegado al mercado. Quizás un poco tarde, dado que otros fabricantes ya han conquistado gran parte de este nicho claramente dirigido a los grandes consumidores. Sin embargo, cuando hablamos de esta marca, siempre debemos tener en cuenta que su trabajo va mucho más allá del campo de las simulaciones. Logitech, de hecho, disfruta de una serie de recursos y conocimientos derivados de otros sectores, siempre ligados al mundo de las tecnologías de la información. Y es gracias a esta riqueza de experiencia que la empresa ha podido entrar en una parte del mercado, creando un producto que ciertamente no es revolucionario, pero que sin duda es capaz de labrarse un lugar importante entre la feroz competencia.




En las últimas semanas hemos tenido la oportunidad de probar el volante Logitech G PRO Volante de carreras junto con Pedalier Logitech PRO Racing Pedals. Un combo de periféricos de alta gama, hechos específicamente para PC y consolas Xbox y PlayStation de nueva y vieja generación, que se venden por separado en el mercado y que alcanzan el umbral total de 1500€. De inmediato podemos anticipar que los productos nos han dejado una impresión positiva, pero nos gustaría explicar por qué en los siguientes párrafos.

Características técnicas

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
El volante de carreras Logitech G PRO con los pedales de carreras Logitech G PRO

Tener un motor de transmisión directa debajo del "capó" significa decir adiós a las correas o engranajes, obtener un respuesta de baja latencia, gracias también a uno frecuencia de actualización igual a 1.000 Hz. El resultado es una sensación de conducción completamente diferente en comparación con otros productos de gama baja. En particular, el motor elegido por Logitech consigue transmitir una potencia igual a 11 newton/metros. Para intentar contextualizar este dato puramente técnico, podemos decirte que se sitúa aproximadamente a mitad de camino entre los productos que ofrecen este tipo de tecnología. Por ejemplo, el volante Fanatec DD Pro dedicado a Gran Turismo 7 alcanza los 8 nm (con su kit mejorado).




Aunque este tipo de volante suele requerir un puesto de conducción dedicado, Logitech ha sabido optimizar su producto para poder fijarlo también al escritorio, introduciendo opciones de diseño que comentaremos más adelante. Esto, sin duda, lo convierte en un producto más accesible, gracias también a su compatibilidad con todas las máquinas de juego. Hay dos modelos disponibles en el mercado, uno dedicado a los productos de Microsoft y el otro a los productos de Sony (ambos compatibles con PC), que se diferencian únicamente en los botones que reflejan los de los pads de las respectivas plataformas.

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
La parte posterior de la base del volante de carreras Logitech G PRO con los puertos USB y la rejilla de disipación de calor

Logitech ciertamente no quería tirar por la borda las inversiones en investigación y desarrollo realizadas para los primeros volantes que lanzó al mercado. De hecho, entre otras cosas, la tecnología de fuerza verdadera, capaz de sumergir más al jugador en la experiencia de conducción, pudiendo simular diferentes efectos y detalles adicionales. Luego está el completo soporte para el software de personalización Logitech G Hub desde el que tendremos el control total de nuestro volante. Afortunadamente para los jugadores de consola, la personalización sigue estando garantizada por la pequeña pantalla OLED en la base del volante, a través de la cual también podemos configurar cinco perfiles de configuración para cambiar rápidamente durante una carrera.

Por último queremos mencionar algunas peculiaridades técnicas de la pedalera, que tiene como punto fuerte el pedal de la pedalera. freno con celda de carga. Gracias a este mecanismo se garantiza una mayor precisión en nuestra frenada, ya que la medida de la fuerza aplicada al pedal se realiza en base a la presión y no a la distancia recorrida por el propio pedal. La celda de carga también se puede desmontar y configurar para simular varias presiones y puede alcanzar un peso máximo de 100 kg para sujetar los discos de freno al 100%.




Hoja de Datos

  • Tipo: Volante GT con motor de accionamiento directo
  • Fuerza de motor: 11 newtons/métrico
  • Frecuencia de actualización: 1.000 Hz
  • tecnologías: Trueforce de Logitech
  • Palancas de cambio: mecanismo de cierre magnético
  • Compatibilidad: PC, PlayStation 5, PlayStation 4, Xbox One, Xbox Series X|S
  • Soporte de escritorio: sí
  • Dimensiones básicas: 200 x 290 x 305 mm
  • Dimensiones del volante: diámetro 300 mm, longitud 136 mm
  • Peso volante: volante 1,5 kg, base 7 kg
  • Dimensiones de la pedalera: 229 x 445 x 341 mm
  • Peso de la pedalera: 5 Kg
  • precio: 1.099€ volante, 399€ pedales

Diseño

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
Volante y base Logitech G PRO Racing Wheel

Aquellos que no están acostumbrados a tener un volante de transmisión directa en sus manos, lo primero que notarán incluso antes de abrir la caja del Logitech G PRO Racing Wheel es el peso de su contenido. Sí, porque la base del volante pesa nada menos que 7 kilogramos dadas sus dimensiones especialmente generosas. Sin embargo, hay dos razones por las que Logitech ha decidido adoptar esta forma. El primero está relacionado con el contenido bajo la carrocería, que además de presentar un motor de indudable potencia, también esconde un ventilador para la disipación del calor. Además, se ha alargado la base para que pueda fijarse de forma más firme sobre el escritorio, hasta el punto de llegar a los 30 centímetros en su parte más ancha. El resultado final, tenemos que decir, es una gran roca, a pesar de que Logitech ha tratado de hacerlo elegante con algunas opciones de diseño bastante acertadas.




El cuerpo de forma trapezoidal está hecho de plástico que no es particularmente agradable al tacto, pero ciertamente más ligero que los materiales metálicos utilizados para las bases de otros volantes. En la parte delantera encontramos un pequeño Pantalla OLED aproximadamente una pulgada de largo, encima de la cual hay una serie de luces LED personalizables por software que indican las RPM del motor. El resto de esta parte está cubierta por una rejilla también de plástico, que ayuda en parte a la disipación del calor. En la parte inferior, en cambio, encontramos dos agujeros a ambos lados, que aligeran la estructura e indican con precisión cómo se añadió esta pieza únicamente para garantizar una mayor estabilidad en la fijación al escritorio. La trasera, en cambio, es especialmente cautivadora, gracias a una rejilla que parece querer captar el aire como el radiador delantero de un coche, del que, sin embargo, se escapa el calor. Bajo esta cuadrícula también encontramos tres puertos USB-A, un puerto de alimentación y un puerto Micro-USB para conectar a máquinas de juego.

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
Los controles en la parte frontal de Logitech G PRO Racing Wheel

Realmente apreciamos la presencia de un mecanismo muy práctico. liberación rápida, que nos permite poner y quitar el volante en segundos. Esto es especialmente útil cuando tenemos que montarlo en nuestro puesto de conducción, o para salir más fácilmente del habitáculo cuando, echando chispas de rabia, nos atropellan en la primera curva de la carrera y nos lanzan contra las barreras. Los tres puertos USB-A en la base y el mecanismo de liberación rápida nos hacen pensar que en el futuro Logitech puede lanzar nuevos accesorios para su producto, como una palanca de cambios H u otros volantes para fijar en la base.

Hablando de la dirección, Logitech quería mantener el mismo estilo que los demás productos de su línea de carreras. De hecho, no hay diferencias particulares entre este modelo y el reciente G923, que adopta una filosofía de diseño y elección de materiales muy apreciada. Con lo dicho no queremos menospreciar en absoluto el trabajo de Logitech, pues la calidad de sus volantes siempre ha sido muy alta, incluso en los rangos de precios más bajos. Sin embargo, dado el objetivo del volante PRO Racing, esperábamos algunos aspectos característicos para distinguir mejor la línea premium de la de consumo. Él de hecho, el diseño permanece bastante anónimo. y no se destaca de los volantes más baratos vendidos por el mismo fabricante.

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
La parte posterior del Logitech G PRO Racing Wheel con mecanismo de liberación de clic y levas de cambio magnéticas

En la parte trasera del volante encontramos dos palancas magnéticas para el cambio, que además de ser muy precisos y robustos, también son bastante silenciosos. La verdadera novedad, sin embargo, está presente bajo la caja de cambios secuencial, con dos levas adicionales para gestionar el embrague, el acelerador, el freno o el freno de mano según las preferencias del conductor. En la parte delantera hay una serie de controles, ruedas, palancas y un joystick de ocho direcciones para gestionar los menús del juego. Los controles son fácilmente accesibles con los dedos mientras conduce y ofrecen una buena personalización para mapear todas las funciones necesarias para administrar el automóvil. El cuero que recubre la parte exterior del volante está dotado de pequeños orificios, gracias a los cuales tus manos tienden a sudar mucho menos y no necesitarás usar guantes para obtener el mejor agarre. A primera vista, la dirección puede parecer bastante grande con su propio 30 centímetros de diámetro, pero tenemos que reconocer que hemos encontrado el tamaño adecuado para prácticamente todos los juegos de conducción que hemos probado.

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
La celda de carga colocada en el pedal de freno del juego de pedales Logitech G PRO Racing Pedals

Hablemos ahora del juego de pedales PRO Racing Pedals, que nos pareció realmente excelente desde el punto de vista visual. Por lo general, este accesorio, al estar oculto bajo nuestros pies, a menudo se pasa por alto desde el punto de vista del diseño. Logitech, por otro lado, ha producido un producto respetable, con una mezcla de materiales plásticos y metálicos de primera calidad. En primer lugar, es una pedalera clásica con tres pedales, que se pueden quitar o mover horizontalmente. Por ejemplo, es posible quitar el pedal del embrague y mover el pedal del freno hacia la izquierda, para obtener una configuración para dos personas. Incluso la superficie de aluminio sobre la que apoyamos los pies se puede regular para cambiarla de horizontal a vertical para encontrar el máximo confort en el puesto de conducción. Se ha realizado un excelente trabajo de gestión de los cables en la parte inferior de la pedalera para ocultarlos completamente de la vista.

Experiencia de uso

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
El agarre del volante de carreras Logitech G PRO

Aunque Logitech ha dado la posibilidad de fijar el volante en el escritorio, preferimos usar nuestra posición de conducción para montar el volante usando los tornillos y los agujeros apropiados, obviamente también presentes debajo del juego de pedales. No queríamos poner demasiada tensión en nuestro endeble escritorio de IKEA. En general, para productos de este tipo, siempre recomendamos utilizarlos sobre un soporte especial, para poder trasladar totalmente la potencia de las manos y las vibraciones al resto del cuerpo. Lamentablemente, el tamaño de la base nos impedía colocarla cerca del monitor, porque de lo contrario íbamos a tapar parte de la pantalla. En general, este elemento debe tenerse en cuenta, especialmente si eres un maníaco de la perfección en tu configuración. Además, el volante está ligeramente girado hacia arriba, lo que podría darte algunos problemas dependiendo del ángulo en el que prefieras jugar.

La La configuración de los cables es muy sencilla.: uno conectará el pedal al volante, mientras que otro partirá del volante para llegar a la máquina de juego. Además, se requiere un cable de alimentación conectado directamente a la base para garantizar la máxima potencia del motor. A continuación, se recomienda encarecidamente instalar Logitech G Hub en la PC (si desea jugar con esta máquina) para obtener los controladores y acceder a los diversos ajustes de configuración del dispositivo. En este punto, estarás listo para salir a la pista, porque el volante se reconocerá automáticamente en docenas de videojuegos de carreras y no carreras, gracias a su compatibilidad casi universal. Además, el fabricante ofrece en esta página una serie de configuraciones de volante ideales para los videojuegos de carreras más populares. Por lo tanto, le recomendamos que guarde los distintos perfiles para tener siempre la configuración óptima en la retroalimentación de fuerza, los grados de rotación del volante, la sensibilidad del pedal de freno, etc. También se puede gestionar todo directamente desde el volante, utilizando la mini pantalla OLED, pero está claro que si tienes la posibilidad de conectarlo a un ordenador, la personalización será mucho más sencilla e inmediata. Luego, eventualmente solo necesita conectar el volante a la consola y elegir uno de los perfiles previamente guardados.

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
Volante Logitech y juego de pedales montados en el asiento del conductor

Hablemos ahora deexperiencia del usuario real. Una vez que pusimos en marcha el motor de nuestro coche GT en Assetto Corsa Competizione, lo primero que notamos fue la vibración del motor que se transmitía a todo nuestro puesto de conducción. Simplemente acelerando, sentimos que esta vibración aumentaba en consecuencia, sin siquiera engranar la primera marcha y comenzar a movernos a lo largo de la pista. El mérito de esta fantástica sensación debe atribuirse a la tecnología Trueforce de Logitech. En la práctica, se han implementado dos niveles de retroalimentación de fuerza dentro del G PRO Racing Wheel. El primero es el tradicional, dado por el clásico empuje del volante, que consigue transmitir 11 nm de fuerza máxima. Gracias a él percibirás muy bien el coche en cada situación, sin titubeos ni pérdidas bruscas de control, tanto a alta como a baja velocidad.

El segundo nivel de fuerza, por otro lado, es una especie de retroalimentación háptica implementada para transmitir más entradas físicas mientras conducimos. Los volantes sin esta tecnología solo tienen un motor de vibración clásico mientras que con la dirección de Logitech la sensación es mucho más precisa y granular.

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
El diseño del juego de pedales Logitech G PRO Racing Pedals

La tecnología Trueforce procesa el audio de los videojuegos a alta frecuencia, a través de la cual logra generar vibraciones específicas para transmitir retroalimentación háptica al jugador. De esta forma los efectos como el paso por los bordillos, la grava en los partidos de rally, la lluvia que cae y los charcos que recorremos en la pista o trivialmente las revoluciones del motor que aumentan y disminuyen serán simulados a través de este feedback que significativamente aumenta la inmersión en los videojuegos. El resultado final es realmente impresionante, tanto que nos hizo sentir una falta sustancial cuando volvimos a agarrar volantes de otros fabricantes.

Cualquiera que se acerque por primera vez a un producto con un motor de accionamiento directo debe saber que el nivel de precisión e confiabilidad de estos volantes es realmente asombroso. En una carrera de F1 conseguimos cometer errores muy pocas veces, marcando vueltas muy competitivas en el crono. Esto se debe a que sentíamos el coche constantemente bajo los brazos, mientras que con un volante accionado por correa o por engranajes suele pasar que pierdes sensibilidad en determinadas situaciones de carrera, como una frenada más arriesgada o un intento de adelantamiento en una carrera no. -trayectoria ideal. No nos malinterpreten, el volante no es suficiente para convertirse en un jugador profesional, pero ciertamente ayuda mucho a aprender y controlar el automóvil.

En nuestra prueba con los juegos de rally nos divertimos mucho explotando toda la potencia que ofrecía el volante que giraba de un lado a otro con una impresionante sucesión de contravirajes para gestionar los derrapes en la grava. En Assetto Corsa, en cambio, encontramos ese force feedback correcto y potente, que nos dejaba los brazos doloridos tras una larga carrera, pero también una enorme satisfacción por haber conseguido controlar bien en pista a los coches más pilotados. El comportamiento del volante es realmente realista, especialmente si configuras la retroalimentación de fuerza en todo su potencial. Te costará introducir el coche en las curvas a altas velocidades con una resistencia muy precisa y lineal que se opondrá a tu movimiento. A la salida, sin embargo, será muy fácil percibir la pérdida de la zaga y controlar el sobreviraje con pequeñas correcciones que tendrán un feedback inmediato en tus brazos.

Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
El volante Logitech G PRO con gancho para fijar al escritorio

También con respecto a la pedalera encontramos la misma precisión en los controles. Tenemos muy poco que decir sobre el acelerador y el pedal del embrague, porque no tienen características relevantes. Él pedal de freno con la célula de carga, en cambio, es el elemento que más satisfacción nos ha dado, gracias a una respuesta constante durante las carreras. Una vez que te acostumbres a la presión a ejercer y hayas desarrollado la memoria muscular de ese empuje, podrás gestionar las frenadas con gran precisión en cada curva.

Añade un comentario de Logitech G PRO Racing Wheel, la review del volante con motor direct drive
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.